Hours & Location

(214) 432-6162
4225 Wingren Drive, Suite 111
Irving, Texas 75062

Monday through Saturday: 10a-6p
Sunday: Closed

© Talita Kum name and logo are trademarks of Talita Kum, L.L.C.

posts we like

More liked posts

la holística y su significado

Equilibrio del cuerpo

Mantener la paz mental, llevar una alimentación natural, mejorar las relaciones personales, elegir el entorno, trabajar a favor del organismo y no contra las dolencias, buscar el equilibrio interior. Son algunas claves de la ascendente tendencia médica que considera que somos un todo con la Naturaleza. Esta es la nueva medicina, que paradójicamente representan una vuelta a los orígenes de la ciencia médica ”La Holística”.

La palabra griega “holos” significa “todo” y es la que eligió el científico sudafricano Jan Christina Smuts, en 1926, para designar un nuevo concepto, el de la biología holística, según el cual los organismo deben estudiarse como un todo, porque tiene propiedades que no se hallan en las partes que los componen.

En la década de 1970, esta idea comenzó a aplicarse a la medicina, originando una nueva actitud ante la salud y las enfermedades, según la cual el estado de nuestra persona depende del equilibrio no sólo entre nuestro cuerpo, mente, emociones, relaciones y dimensión espiritual, sino de además de una buena interacción con nuestro entorno.

"La medicina holística se caracteriza por centrar su atención sobre toda la persona, en vez de en una o algunas de sus partes, y al igual que la naturista, considera que no es el terapeuta el que cura sino la capacidad de autosanación propia de cada persona, apoyada por el médico", explica la psicóloga y terapeuta Margarita García Marqués, directora del Centro HARA de Terapias Alternativas, de Madrid.

Tratamiento personalizado

Para la medicina holística la conservación de la salud o el tratamiento de un trastorno debe adaptarse a cada persona, cuyas características y necesidades son diferentes de las demás, y puede abordarse por medio de distintas medicinas naturales, desde la acupuntura o la fitoterapia hasta la homeopatía o la bioenergética.

Según los terapeutas holísticos, para mantenernos sanos o recuperarnos de nuestras enfermedades debemos desarrollar una cultura de la salud y llevar un estilo de vida sano, que evite los factores que nos perjudican y favorezca los que nos benefician, cuidando especialmente una serie de factores de equilibrio y teniendo en cuenta una serie de principios básicos:

Cada persona es única

Los llamados holoterapeútas analizan la vitalidad del paciente, detectan sus puntos débiles y fuertes, se interesan por sus condiciones de vida e historia personal e indagan en su tipo constitucional, conformado por sus energías, propensiones y procesos característicos. En base a estos datos, le ayudan de distintas maneras a recuperarse. Según esta estrategia,  dos personas con los mismos síntomas pueden recibir tratamientos diferentes y evolucionar desigualmente.

Despertar la autocuración

La holística se basa en la capacidad de curarse uno mismo, fundamentada en la existencia de una energía vital u orden interno que gobierna los proceso del organismo. Un antiguo aforismo latino indica que “Medicus curat, natura sanat”, lo que significa que es la naturaleza del enfermo la que efectúa la verdadera curación, en tanto que el médico actúa dirigiendo, potenciando, entrenando o activando la fuerza curativa o capacidad regeneradora que posee todo organismo, e impidiendo las circunstancias que la menoscaben.

Pro en lugar de anti

El principio de “para derrotar al mal, hay que trabajar en favor del bien” también se expresa en el cuidado de la salud. La medicina tradicional busca eliminar los síntomas y dolencias mediante fármacos contrarios a ese proceso: antiinflamatios, antibióticos, antialérgicos, antigripales. En cambio, la holística apunta a trabajar en pro de la salud por medio de técnicas que tratan el origen profundo de la dolencia, refuerzan las fuerzas autocurativas y carecen de los efectos adversos o secundarios de las convencionales.

Abonar el terreno orgánico

La medicina naturista considera que no hay enfermedades sino enfermos. Una persona pierde su salud, cuando su organismo, debilitado, no puede hacer frente a la enfermedad. Así, la causa de una dolencia no es tanto el virus X o la bacteria Z, sino el estado previo en que halla el organismo antes de contactar con la patología. Lo primero es establecer el estado de salud-base, es decir el “terreno” del paciente, para saber con qué fuerzas cuenta para enfrentarse al mal que le aqueja, y el tratamiento se dirigirá en primer lugar a fortalecerlo.

Posted on Tuesday, June 7th 2011